Tendencias

Cruzazulino asegura ser el mayor aficionado a un equipo en el mundo

i
Escrito por ELIZA

Rubén Acevedo Agapito, quien ha coleccionado miles de objetos alusivos a Cruz Azul a lo largo de 50 años, se considera el aficionado número 1 de un equipo de futbol a nivel nacional e internacionalmente.

“Me han dicho que Manchester sacó una publicación de un aficionado de ellos que tiene dos pisos con cosas relacionadas a este equipo. La verdad no creo que tenga tanto como yo y lanzo el reto de que alguien pueda superarme”, dijo sin temor a equivocarse.

“Junto cosas de mi equipo desde niño, allá por 1971; lo hacía en un morral que todavía conservo y que fue uno de los primeros regalos que me hice. Lo compré en la colonia Santa María la Ribera, donde mi mamá lavaba ropa ajena. Yo trabajaba de cerillo por el metro San Cosme y siempre la esperaba a la salida. A pesar de la falta de dinero nunca dejé de comprar cosas. Tengo dos, tres toneladas de periódicos y todo tipo de souvenirs habidos y por haber”, relata el señor Acevedo, de 58 años.

 

cruz azul

Su vida gira en torno al equipo. Tiene playeras, calcetas, vasos, maquinitas de todo tipo y color, revistas, relojes, muñecos, conejos, banderas, fotografías, adornos, cuadros, boletos de partidos, balones, botellas e incontables objetos desde la década de los setenta.

La fachada de su casa es igual a una que hay en el interior de La Noria, donde el plantel suele hacer los asados. Inclusive, el Salón de la Fama de Cruz Azul tiene varios objetos que prestó, como un automóvil personalizado Impala 64, boletos de estadios y un disco de 45 revoluciones cantado por jugadores como Miguel Marín, Ignacio Flores, Héctor Pulido, entre otros de los 70.

Rubén recuerda que la primera revista que compró fue una que se llamaba “la Máquina Celeste o la Maquinita Azul, gracias a que mi mamá me dio 2 pesos y me dijo: ‘cómprate lo que quieras’. Era una revista de caricaturas. Ahí empezó mi pasión, mi color y mi amor por Cruz Azul para toda la vida”.

Vive en la colonia Gabriel Hernández, en la Delegación Gustavo A. Madero, donde recibió a ESPN Digital para mostrarle parte de su colección en lo que fue un día especial, pues por primera vez en muchos años no fue a trabajar.

Con excepción del domingo, su día a día es levantarse a las 3 de la mañana para dirigirse al metro La Raza a poner su puesto de chácharas y a partir de las 5 ya está vendiendo. Rubén se dio el lujo de romper la costumbre para compartir sus reliquias con la afición azul.

 

i

Sobre la banqueta de su domicilio extendió una original exposición que atrajo la atención de las personas, algunas que también siguen a al equipo que dirige Pedro Caixinha y a otros que no lo son, pero que se sorprendieron por lo que sus ojos veían. “No se venden”, decía, cuando le preguntaban el costo de tal o tal cosa.

“Mando hacer cosas con los colores azul, blanco y rojo. Convierto una sudadera de Chaplin o de Cantinflas en vestimenta azul. Tengo revistas con publicaciones de cuando el equipo participó en el Torneo Teresa Herrera de España y cuando jugó la Copa Libertadores. Tengo playeras desde un clon hasta originales y otras que mando confeccionar. Esto que les muestro es solo una parte de todo lo que tengo adentro de mi casa”, sigue contando.

Ese cariño por La Máquina se lo heredó a su esposa y a sus dos hijos: Pelé (por el Rey) y Littbarski (por un exfutbolista alemán). Hasta sus perros tienen nombres de personajes del futbol: Alemao, Edson y Max Marín (este, por el hijo de Miguel Marín).

Asegura que, aunque Cruz Azul pueda perder, nunca le recrimina nada y nunca le ha pasado por la cabeza decirle una grosería. “Le he fallado a todo mundo, menos a mi equipo. Soy muy leal con Cruz Azul”, es categórico.

De cara al primer juego de los cuartos de final de la Máquina ante América, en el Clausura 2019, considera que el equipo llega en plenitud, “con confianza, entero; está más hecho que el año pasado, con jugadores con más carácter. Siempre he dicho que América juega muy feo, pero le echa muchas agallas y ahora nosotros estamos recuperando eso: agallas. Bendiciones para Cruz Azul”.

Sobre el Autor

ELIZA