Tendencias

¿Merece la pena salir en Instagram?

Viajar ha dejado de ser una búsqueda solitaria para convertirse en un “acontecimiento social” y, como tal, la observación se ha asociado irremediablemente con la fotografía. Hacer fotos, utilizar la cámara para ver y experimentar nuevos lugares, es lo habitual.

Los turistas toman selfies que presentan tanto al escenario como a las personas de una forma que resulta agradable y positiva desde el punto de vista estético. De hecho, la instagramabilidad de un destino es una de las principales motivaciones de los más jóvenes para desplazarse hasta el lugar en cuestión, si bien se emplean filtros y espejos para crear una imagen que dista enormemente de la realidad.

Esta forma de enfocar las vacaciones altera la relación entre los turistas y sus redes sociales de tres significativas maneras: entre los turistas y los habitantes del destino, entre los turistas y las personas que los siguen desde casa y entre los propios turistas.

La premura por compartir las imágenes obtenidas durante los viajes conlleva ciertos riesgos. Una pareja australiana fue arrestada y posteriormente puesta en libertadaparentemente por volar un dron sin el permiso pertinente.

Numerosos turistas fueron víctimas del escarnio en redes por amontonarse para tomar selfies en el monolito sagrado Uluru, Uen Australia, antes de que su escalada fuera prohibida para los visitantes.

Cabe destacar la triste historia que se esconde tras la creciente popularidad de la montaña Vinicunca o Montaña Arcoíris, en los Andes peruanos, entre los travelgrammers: Se ha convertido en un destino codiciado debido a que el cambio climático ha derretido sus picos, anteriormente colmados de nieve.

vía: theconversation.com

Sobre el Autor

Redacción Métrica Social MX